23/02/2016

¿Por qué nos endeudamos cada vez más?

¿Por qué nos endeudamos cada vez más?

El 15% de los españoles no tiene al día el pago de sus deudas, según un estudio de KRUK

Los gastos urgentes, las grandes celebraciones familiares, o no tener un control de los gastos puede conducir a una verdadera crisis financiera.

Tarjetas de crédito fácilmente accesibles, préstamos rápidos, etc. hacen cada vez más difícil mantener la disciplina financiera y generan deudas con mucha más frecuencia que en el pasado

Madrid, 23 de febrero de 2016. Los primeros meses del año son un buen momento para repensar la situación financiera y planificar los principales gastos. Según un estudio realizado por el grupo KRUK, la compañía de gestión de cobro que ofrece soluciones asequibles para ayudar a sus clientes a saldar sus deudas, el 15% de los españoles tiene a día de hoy pagos pendiente relacionados con créditos hipotecarios y créditos al consumo. Uno de los aspectos que los expertos afirman es que cualquier persona puede caer en el endeudamiento y tener problemas financieros, más aún si para cumplir con los pagos pendientes se recurre a soluciones cómo pedir préstamos rápidos. Cuando se encuentran en situaciones de pérdida de liquidez y necesidad de reembolso de pagos pendientes, los españoles afirman utilizar sobre todo sus ahorros (22%) para hacer frente a ellos, seguido de limitar sus gastos (21%) y pedir ayuda a familiares (19%).

Pueden ser muchas las causas del endeudamiento, pero generalmente el factor más decisivo es la forma en que se maneja el dinero. “Las deudas pueden ser causadas por muchos factores. Uno importante es la forma en que planificamos nuestro presupuesto personal o la falta de dicha planificación. El incremento del gasto no siempre es una sorpresa para nosotros, a veces podemos preverlo y prepararnos para ello de antemano. De esta manera podemos evitar problemas financieros”, sostiene Ana Suárez, Directora General de KRUK España.

Rebajas, vacaciones y comuniones, periodos clave en el primer semestre del año

Para gastar dinero no hay nada más tentador que las rebajas. Durante los períodos en los que las tiendas ofrecen descuentos, muchas veces se adquieren productos que no se necesitan, solo porque estamos convencidos de que estamos "ahorrando". Y, además, solemos utilizar las tarjetas de crédito, lo que dificulta el control del gasto. Febrero suele ser un mes relevante en este sentido, unido además a las nuevas metas que al comienzo del año mucha gente se propone y que implican gastos: apuntarse al gimnasio, estudiar algún idioma, dietas...

Las ocasiones especiales también pueden influir en las finanzas personales. Grandes acontecimientos como una boda o una primera comunión pueden llegar a convertirse en un gran gasto, y cubrirlos con ingresos actuales o pedir un préstamo puede ser un riesgo. Asimismo, las vacaciones o escapadas de invierno pueden ser difíciles, especialmente para familias con niños. En el caso de que se haya viajado a ver familiares, los gastos por regalos de Navidad o Reyes pueden ser considerables. Por otra parte, los aficionados a los deportes de nieve deberán también planificar sus gastos si quieres realizarlos también con su familia Cada uno de esos gastos supone una carga importante para un presupuesto familiar y si ambos se realizan al mismo tiempo pueden reducir significativamente el poder adquisitivo de los padres.

¿Cómo planificar el presupuesto para el hogar?

Una de las maneras de mantener las finanzas de la familia bajo control es llevar un presupuesto para el hogar. Anotar todos los gastos y planificarlos ayudará a muchas familias a resolver su situación financiera. Trabajar en un presupuesto doméstico requiere de mucha disciplina y determinación, buena organización y cooperación de todos los miembros de la familia. Sin embargo, este esfuerzo puede traer muchas ganancias pues se originan ahorros adicionales.

Tener en mente cuánto se gasta cada mes y cuánto sobra puede ser bastante útil cuando estamos a punto de decidir sobre una compra grande, como un piso o un coche. Esta información ayudará a evaluar de manera realista nuestras capacidades financieras. Además, la planificación de un presupuesto para el hogar alivia los problemas y el estrés generado por las vacaciones o los gastos escolares.

“Administrar un presupuesto para el hogar no es una tarea muy fácil, pero los beneficios son enormes. Los costes relacionados con los viajes de los niños en las vacaciones de invierno, la compra de regalos para toda la familia o el reemplazo de un aparato que ya no funciona no nos quitará el sueño, siempre y cuando lo incluyamos dentro de nuestro plan financiero a largo plazo. Al planificar los gastos, se reduce la probabilidad de tener que luchar contra problemas de endeudamiento”, comenta Ana Suárez, Directora General de KRUK España.

Volver arriba